martes, 12 de abril de 2016

CARTA ABIERTA POR EL AGUA POTABLE Y EL SANEAMIENTO

CARTA ABIERTA POR EL AGUA POTABLE Y EL SANEAMIENTO EN LA ALDEA DE LA SALADA, ESTEPA (SEVILLA)

Esta carta ha sido enviada a:
SRA. PRESIDENTA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA, DÑA. SUSANA DIAZ PACHECO
SRA. DEFENSORA DEL PUEBLO ESPAÑOL DÑA SOLEDAD BECERRIL
SR. DEFENSOR DEL PUEBLO ANDALUZ DON JESÚS MAEZTU
SR. CONSEJERO DE LA PRESIDENCIA DON MANUEL JIMÉNEZ BARRIOS
SR. PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN DE SEVILLA DON FERNANDO R.VILLALOBOS
SR. ALCALDE DE ESTEPA DON SALVADOR MARTÍN (Independientes por Estepa)
GRUPO MUNICIPAL DEL PP EN EL AYUNTAMIENTO DE ESTEPA
GRUPO MUNICIPAL DEL PSOE EN EL AYUNTAMIENTO DE ESTEPA
GRUPO MUNICIPAL DEL PA EN EL AYUNTAMIENTO DE ESTEPA
GRUPO MUNICIPAL DE IU EN EL AYUNTAMIENTO DE ESTEPA 

Estimado/a Señor/a:
Esta carta es un llamamiento urgente y desesperado, por la imperiosa y humana necesidad que tenemos en nuestra comunidad de vecinos, de AGUA POTABLE y SANEAMIENTO; desde que esta se fundó como asentamiento de trabajadores agrícolas hace siglos. 


                Nuestra aldea de LA SALADA, hoy es un bello y pequeño núcleo rural habitado por más de cuarenta familias con cada uno de sus miembros. Pertenecemos al municipio de Estepa en la provincia de Sevilla (España). Desde hace cuarenta años, hemos sido los vecinos los que hemos costeado nuestras propias necesidades, tales como la llegada de la electricidad, el establecimiento de pozos ciegos para la contención de residuos orgánicos y la construcción de pozos de agua NO potable. Los gobiernos municipales de Estepa, en cada época han realizado mejoras de una manera muy discreta; pero ignorando cada uno de ellos la necesidad humana de AGUA POTABLE y SANEAMIENTO.

                Hay que tener en cuenta, que aun a pesar de nuestros ruegos constantes a las administraciones públicas; nunca se nos ha escuchado al respecto. Y lo que se ha convertido en un ruego cansino y no escuchado, hoy en día es una necesidad que no se puede obviar. En Estepa, localidad a la que pertenece nuestra aldea de LA SALADA, no hay proyecto más importante que supere a la necesidad de dar a los vecinos de LA SALADA, AGUA POTABLE y SANEAMIENTO. Tiene que constar que cada uno de los vecinos pagamos nuestros impuestos, sin que se nos atienda en nuestros ruegos fundamentales, ni siquiera en la limpieza.

                Señalamos que el agua NO potable que tenemos para lavado y limpieza, es un agua que hace honor al nombre de nuestra aldea, es salada. Además, análisis realizados por laboratorios han demostrado que es un agua de alto nivel corrosivo, por lo que no es indicada ni para regar las plantas y los huertos. Al respecto de esto, señalamos la elevada rotura de electrodomésticos (calentadores de agua, lavadoras) y problemas de dermatitis sufridos por muchos vecinos y niños de la aldea. La corrosión del agua es tan alta, que las bombas para extraerlas tienen que ser sustituidas cada año, ocasionando un coste muy elevado a la comunidad de vecinos; ya que al respecto no tenemos subvención ninguna por parte de nadie.


                Nadie nos escucha, nadie atiende nuestro ruego y hoy en día somos muchos los que nos preguntamos a nivel local, provincial, autonómico, estatal, europeo e internacional[i]: ¿cómo es posible que en un país desarrollado, se desatienda estas necesidades tan urgentes? Usted que lee esta carta, ¿se imagina viviendo con agua salada y sin saneamiento, en una localidad en la que ni siquiera se limpia la calle ni los residuos? No queremos pensar que somos ciudadanos de segunda. Por ello, y porque solicitamos su amparo al respecto, confiamos en que nuestra necesidades serán escuchadas.

                Lo que pedimos no es un imposible. Nuestra aldea dista de Estepa solo 4,5Km. Son innumerables los proyectos realizados por doquier y que no revisten un interés determinante para la vida de las personas. Pero el AGUA POTABLE y el SANEAMIENTO, son un derecho internacional recogido por las más elevadas instituciones.

                El 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. La Resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, a propiciar la capacitación y la transferencia de tecnología para ayudar a los países, en particular a los países en vías de desarrollo, a proporcionar un suministro de agua potable y saneamiento saludable, limpio, accesible y asequible para todos.[ii]


                En noviembre de 2002, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptó la Observación General nº 15 sobre el derecho al agua. El artículo I.1 establece que "El derecho humano al agua es indispensable para una vida humana digna". La Observación nº 15 también define el derecho al agua como el derecho de cada uno a disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para su uso personal y doméstico. [iii]

                Al uso de todo lo anteriormente expuesto, solicito su ayuda y amparo para que sean atendidas estas necesidades urgentes y humanas.

                Lo firmo y sello en nombre de toda mi comunidad de vecinos a la que represento y que integra más de doscientas personas. Un saludo cordial.

                La Salada, Estepa a 6 de Abril de 2016.
Fdo. Florencio Salvador Díaz Fernández. 
Presidente de la Asociación de Vecinos San Isidro de La Salada, Estepa.
Ayúdanos, firma la petición en: 
https://www.change.org/p/junta-de-andaluc-a-agua-potable-y-saneamiento-para-la-aldea-la-salada/share_for_starters?just_created=true






[i] Esta carta será enviada a todos los organismos mencionados AUTONÓMICO, PROVINCIAL, LOCAL incluidos los defensores del pueblo andaluz Y español.
[ii] Resolución A/RES/64/292. Asamblea General de las Naciones Unidas. Julio de 2010
·         [iii] Observación General No. 15. El derecho al agua. Comité de Naciones Unidas de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Noviembre de 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario